fbpx

El ecommerce en Argentina, España y México

Tenemos algunos datos elocuentes sobre el comercio electrónico y su notable crecimiento durante este 2020. Las comparaciones interanuales suelen ser muy útiles para dimensionar el crecimiento real de las actividades económicas. De ese modo, una comparación del primer semestre de 2019 con el primero del 2020 exhibe un aumento en la facturación del ecommerce de un 106%, según un informe de la CACE

En términos concretos, durante el primer semestre se facturaron 314.602 millones de pesos, lo que representa el 75% de lo que se facturó durante todo el 2019. El ecommerce fue clave en la contención durante los primeros meses de pandemia. Las posibilidades que esta forma de intercambio comercial brinda permitieron un mayor cumplimiento del aislamiento social. También fue importante en el sostenimiento de muchísimas empresas (pequeñas, medianas y grandes), que encontraron una alternativa al cese de sus actividades y pudieron seguir facturando.

Para el fin de este año, el sector espera mantener los niveles de crecimiento, se avecinan eventos como el Black Friday, que son verdaderos motores del desarrollo del ecommerce. La expectativa es poder cerrar con un incremento del 148% respecto al 2019. Veremos si el tercer trimestre logra algo similar al segundo, que triplicó las transacciones con relación al período enero-marzo. 

Ahora, para continuar, les recomendamos dos textos sobre el ecommerce en los dos mercados más grandes de habla hispana: México y España. El primero describe los desafíos y obstáculos mexicanos para seguir desarrollando uno de los mercados con mayor potencial en el mundo. Entre las barreras a eliminar, el artículo menciona la baja bancarización de la población, los problemas para perfeccionar la logística, la necesidad de generar legislación que incentive el ecommerce, la mentalidad de la sociedad (en algunos casos todavía es reticente a comprar online) y los aspectos de ciberseguridad que todavía es necesario desarrollar. Puede resultar interesante analizar cómo incident estos factores en el caso argentino. La existencia de estas barreras no deben traducirse en perspectivas pesimistas, sino que deben indicarnos el potencial de este sector.

El segundo artículo recomendado trata la situación del ecommerce en España, donde este año el sector ha crecido en un 20% y sus principales propulsores han sido la moda y los aparatos electrónicos. Este es uno de los mercados más desarrollados, más de un tercio de la población de aquel país realiza compras online. Esta información puede darnos algunas pistas de cuáles son los rubros que más trabajo tienen por delante para fortalecer su posición y para identificar oportunidades en el caso de los que están indecisos respecto a cómo invertir su plata.

Sigamos atención estos recorridos, los datos indican que el ecommerce llegó para quedarse y que su inserción en la sociedad es cada vez más notoria. En próximas entregas continuaremos explorando los cambios del sector.

El Comercio Electrónico alcanza cifras récord en Argentina durante la cuarentena

La pandemia trajo consigo consecuencias negativas para la economía de las empresas en general y para las pymes en particular. Sin embargo, el comercio electrónico al que todavía algunos empresarios se resisten resultó una herramienta indispensable para sostener los negocios de miles de personas.

Un dato significativo: un tercio de los usuarios que compraron online desde el principio del aislamiento lo hicieron por primera vez. Esto es mucho más que una experiencia nueva, se trata de la inclusión de cientos de miles a una forma de acceso al mercado que ofrece soluciones a la vida de muchas familias. Por otra parte, del total de personas que compraron online por primera vez, el 75% afirma que volvería a hacerlo.

De este panorama extraemos una certeza, no sabemos cuánto tiempo conviviremos con el COVID-19 y mucho menos sabemos si esa convivencia, en tanto no se encuentre y extienda una vacuna y/o un tratamiento que dome al virus, tendrá las mismas implicancias que en la actualidad. Como consecuencia, la forma de relacionarnos ha cambiado drásticamente y, con ello, también nuestras formas de trabajar y comprar. Indudablemente, el comercio electrónico es fundamental para este período de adaptación, sostenimiento y reactivación de la actividad económica. 

Ya en 2019, casi el 70% de empresarios pymes aseguraba utilizar alguna herramienta relacionadas al comercio electrónico. Resta saber a qué niveles ha ascendido este porcentaje durante la pandemia y si el crecimiento se sostiene a medida que las distintas ciudades pasan de la etapa de aislamiento a la etapa de distanciamiento. Será necesario hacer hincapié en la importancia de incluir a los negocios en el e-commerce como un paso ineludible en la inclusión al consumo de una parte de la sociedad. Los datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) son elocuentes: en abril las ventas por internet aumentaron un 84% en comparación con el promedio de ventas mensual del primer trimestre del 2020, mientras que las órdenes de compra online crecieron un 38% y un 71% las unidades vendidas. 

Si queremos resaltar el crecimiento del comercio electrónico durante la pandemia, es bueno traer otro dato a colación: en las primeras tres semanas de la cuarentena las ventas online de los supermercados aumentaron un 300% con relación a las tres semanas previas al inicio del aislamiento. En el rubro de las farmacias, el aumento fue de 60% y en negocios de informática, un 50%. La CACE calcula que en dos meses ocurrió lo que proyectaban ocurriría en un plazo de dos años. Además, el uso de medios digitales creció fuertemente y más del 75% de los usuarios afirma que elegirá este canal en compras futuras.

En un momento en el que es crucial evitar las aglomeraciones y el contacto para garantizar el control de la problemática global que nos atraviesa, trabajar en la promoción del uso de medios de compra digitales es una contribución enorme a la salud, la economía y el bienestar general de la sociedad. Argentina está en camino, el país es referente del e-commerce en la región, ya que realizó un aporte muy significativa a los más de $84 mil millones de dólares que las ventas online movilizaron en 2019 de acuerdo al eCommerce Report LATAM 2019, difundido por la eCommerce Foundation y SAP. Diez años atrás, el valor del mercado de ventas online era de 5.240 millones de pesos. Actualmente, dicho valor ascendió a los 403.278 millones pesos, según la CACE.

Antes de finalizar este informe, es oportuno recordar que en el proceso de fidelización de clientes que compran online se debe trabajar fuertemente en mejorar hasta donde sea posible la experiencia de compra, para estar a la altura de las expectativas de los consumidores. De allí se desprenderán las pautas que configurarán los nuevos modelos de negocio. El uso adecuado de los recursos tecnológicos que disponemos es un factor de subsistencia en el corto plazo.