fbpx

¿Por qué es importante contar con una buena estructura web?

Pensar con estructuras es útil para muchas cosas. Por ejemplo, sirve para entender y optimizar el funcionamiento de tu web. Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de una estructura? Al hablar de estructuras, nos referimos al modo en que se relacionan y están dispuestas las partes de un conjunto. En el caso de una web, su estructura es la forma en que están organizadas y distribuidas las páginas que componen un sitio y el modo en que se relacionan entre sí.

¿Qué pasa cuando tu web tiene problemas de arquitectura? Ahí comienzan los problemas de navegabilidad, porque los usuarios se sienten perdidos, tienen dificultades para encontrar lo que buscan y, como consecuencia, abandonan la web. Otro inconveniente, cuando tienes una mala arquitectura, es que tu posicionamiento SEO en los buscadores tiende a empeorar. Una buena estructura de contenidos, por caso, ayuda a que Google entienda de qué se trata tu sitio y, de ese modo, no pone a competir tus propios contenidos, de manera que estos logran ser jerarquizados en línea con tus propios intereses.

Ya hablamos de esto en anteriores entregas. Y, si las has leído las entradas anteriores de este blog, sabes que trabajar en mejorar la experiencia del usuario es imprescindible. ¿Qué queremos para los usuarios? Sencillo, que encuentren rápidamente lo que están buscando. Esto va en armonía con tus objetivos, que es el de lograr conversiones.

Vamos con una pregunta central: ¿Cómo configurar la estructura de tu web? En primer lugar, la estructura de contenidos debe ser piramidal, arriba lo más importante y abajo la información relativa a categorías y subcategorías. La división en categorías es para ordenar las búsquedas de los usuarios, que gozarán, de esa forma, de una mejor orientación. Pero al momento de categorizar, tienes que procurar que las categorías sean más o menos del mismo tamaño.

Ahora bien, lo anterior precisa de una correcta estructura web SEO, algo conocido como interlinking y que sirve para que los enlaces internos estén adecuadamente dispuestos y relacionados. Para ello, las páginas de la parte superior deben enlazar a las subpáginas y viceversa. Gracias a esto lograrás estar bien calificado en los motores de búsqueda. Sin embargo, para conquistar el orden que precisas, debes utilizar una buena terminología y categorizar correctamente, es importante que clasifiques y etiquetes siguiendo los criterios mencionados arriba.

No obstante, debemos aclararte que no alcanza con hacer esto de una vez para siempre. Una buena estructura web es dinámica y se ordena y reordena periódicamente. Por ejemplo, hay que ir eliminando las páginas de los productos que ya no se ofrecen. Se debe evaluar el menú y, en caso de ser necesario, replantear el orden dispuesto. La estructura web puede cambiar con el paso del tiempo, ya sea al dividir categorías con mucho contenido o al fusionar categorías con poco. En ambos casos, hay que hacer redirecciones. También es importante que comuniques todos los cambios a Google actualizando el sitemap HTML y enviando el sistema XML a Google Search Console.

Finalmente, tienes que asegurarte de eliminar el contenido duplicado, ya que los buscadores penalizan los sitios que no lo hacen.

En resumen, la importancia de una buena arquitectura web está fuera de toda duda: los usuarios se sentirán más cómodos al navegar y encontrar rápida y fácilmente lo que necesitan. Además, los buscadores tendrán más clara la temática del sitio web y cuál es el contenido más relevante, lo que ayudará a un mejor posicionamiento SEO.

¿Cómo evalúas el funcionamiento de tu web? ¿Crees que debes hacer ajustes? Escribinos y consultanos.