fbpx

Las tendencias del comercio electrónico

El comercio electrónico creció de forma sostenida en los últimos años. La posibilidad de que en el futuro elimine una gran parte de las tiendas físicas es cada vez más palpable. Los empresarios, por su parte, demuestran un interés creciente por adaptarse a las tendencias tecnológicas y del marketing. En la semana anterior conversamos sobre el aumento significativo en la implementación de nuevos métodos de pago, todos estos, cambios que permiten visualizar un futuro con importantes cambios sociales que comienzan a materializarse en nuestro presente. La digitalización de nuestras vidas es un hecho consumado pero está lejos de estar agotado, pues, entre otras cosas, todavía hay empresarios operando solo en offline y con expectativas de aumentar sus ventas.

Bajo esta óptica, el comercio electrónico no es una fuente cualquiera de ingresos, sino que es una fuente de ingresos para cualquier tipo de negocio. Es menester para cualquier empresario comenzar a desarrollar su e-commerce si lo que quiere es mantener su negocio, en el futuro, en pleno funcionamiento. 

De acuerdo a lo contemplado en el 2019, tenemos certeza de que el comercio electrónico no es algo pasajero. Aprovechamos este rato juntos para compartir algunas tendencias que van influir en el futuro. 

Las entregas de los productos son cada vez más rápidas. Los usuarios, impacientes, prestan mucha atención al tiempo de entrega. Por esa razón los empresarios deben elaborar estrategias para ser más eficientes en este aspecto. 

La respuesta a qué es lo que buscan los consumidores es compleja, pero si hay algo que puede sintetizar muy bien dicha búsqueda es la conveniencia. Una de las cosas que contribuye a satisfacer estas necesidades son las apps móviles de compras. Un sitio web es fundamental, pero la creación de una app es una necesaria apuesta a futuro. Las aplicaciones móviles son cada vez más sencillas, lo que está atrayendo a un gran número de público para interactuar con ellas y crear enormes perspectivas de venta para los empresarios. 

Compras en el comando de voz. Contamos con los casos de Ok Google, Alexa o Siri; los comandos de voz son una de las grandes tendencias tecnológicas de los últimos años. Y poco a poco, los comandos están siendo incluidos en el mundo del comercio electrónico. El año pasado, justamente, aumentó el uso de comandos de voz para las compras. En algún momento, su incorporación se convertirá en una necesidad para los empresarios. 

El comercio social. Actualmente, los datos son el activo más valioso en un mundo en el que las empresas más rentables trabajan fundamentalmente con ellos. En ese sentido, las plataformas como Instagram o Facebook, que cuentan con bases de datos que ofrecen información valiosa, son estratégicas para el comercio electrónico. Además, sirven para influir en el comportamiento del consumidor. 

La criptografía. La evolución de las formas de pago incluye métodos cada vez más populares como PayPal, que forman parte de la digitalización de la que hablamos anteriormente. Las billeteras electrónicas son el futuro y las criptodivisas seguirán cobrando relevancia, puesto que empresas como Netflix ya las incluyen como alternativa en sus formas de cobro.

Otras tendencias crecientes son las de la Inteligencia Artificial y la Realidad Aumentada. Al final del día, las plataformas de comercio electrónico se desarrollan para llevar la experiencia del cliente a un nuevo nivel. Si hay algo que distingue a las tiendas físicas de los portales de comercio en línea, es el tacto y la sensación que los clientes pueden experimentar. Sin embargo, las aplicaciones móviles de comercio electrónico no han logrado esta experiencia. La inteligencia artificial y la realidad aumentada son factores claves para saldar esta deuda. Los clientes podrán subir sus fotos a la aplicación móvil de comercio electrónico y tener una idea de cómo se vería la ropa, el maquillaje o los accesorios en su cuerpo. Tal experiencia aumenta el interés de los clientes en las aplicaciones móviles de comercio electrónico. 

La personalización como estrategia estandarizada. El comercio electrónico ha sido una llave para que los empresarios conozcan mejor a sus clientes. El diferencial de esto se activa solo si es utilizado en buenas estrategias de marketing, algo que no siempre sucede. Este aspecto es importante para impulsar ventas y mejorar la retención de clientes. 

Pero, como en cualquier análisis serio, se deben atender a las amenazas y riesgos. Una de ellas es el mal uso de los datos. La utilización de datos de forma legal, cuidadoso e inteligente puede contribuir a mejorar posicionamiento y ventas. Ahora bien, en caso de ser invasivos en la privacidad de los consumidores, la expansión comercial corre peligro.