fbpx

El crecimiento de empresas dedicadas a la venta online durante la pandemia

Los hombres más ricos del mundo están vinculados de alguna manera a las plataformas digitales. Es cada vez más usual escuchar o leer que se diga que Jeff Bezos, dueño de Amazon, es el Bill Gates de este siglo. Las acciones de su empresa, en 1997, costaban 1,78 dólares, y actualmente cotizan a 3.000 dólares. En la Argentina, Mercado Libre es lejanamente la empresa de mayor valor. La información y los datos son, actualmente, el capital más valioso. Los seres humanos se han adaptado al entorno digital y buscan en él soluciones a sus demandas y problemas. No es extraño que el comercio electrónico ocupe un lugar cada vez más preponderante en nuestras vidas

Corría el año 2001 y nuestro país sufría una grave crisis económica, social y política. Las inversiones registradas por ese entonces llegaban a niveles altísimos. Sin embargo, como señala Natalia Zuazo en su libro Guerras de internet, el país recibió 6.000 millones de dólares de inversión para las instalaciones y cableado que alimentaría luego el internet en la Argentina y otros países sudamericanos. Aquella anécdota sirve para ilustrar que hay líneas de avance tan fuertes que hasta en los contextos más desfavorables se imponen y encuentran su curso. Algo similar sucede con el Comercio Electrónico. En plena pandemia, con economías en franco retroceso, caídas que van del 12% al 30% del PBI, muchas empresas dedicadas al e-commerce viven un crecimiento impactante. Es el caso de Mercado Libre, cuyas acciones en 2007 registraban un valor de 27,50 dólares, mientras que hoy cotizan a casi 1000 dólares. Para igualar a Mercado Libre en su capitalización bursátil no alcanza con sumar todas las empresas argentinas que cotizan en Wall Street.

En una noticia relacionada, la aceleradora global de arranque de capital inicial YCombinator seleccionó a Checkars, empresa argentina que comercializa autos usados de forma online. Las elecciones del gigante global están destinadas al 1% de sus postulantes. Los empresarios argentinos pensaron su negocio a partir de una propuesta de valor que se centra en mejorar la experiencia de compra de autos usados a través de la implementación de tecnología destinada al salto de calidad. Entre los logros de esta empresa se cuenta haber podido sostener su crecimiento en momentos como el feriado bancario que se hizo para calmar el tipo de cambio y las dos corridas cambiarias, la devaluación del peso y la inflación del año 2019. 

La sorpresa para Checkars llegó a principios de este año, cuando recibieron el llamado de YCombinator y comenzaron a trabajar arduamente en la mejora de sus procesos de trabajo. La llegada de la cuarentena causó un terremoto en la primera semana, pero luego las visitas a la página fueron escalando y las ventas también. Durante abril y mayo, la empresa vendió la misma cantidad de autos que en los últimos dos años. El objetivo a futuro es acelerar los tiempos del trámite de compra.

La pandemia trajo enormes complicaciones, pero se encontró con algunas personas preparadas para aprovechar su oportunidad. Las tendencias indican que el haber invertido previamente en e-commerce resultó muy favorable para muchas empresas.